16 Sencillos Ejercicios para Reducir la Grasa en la Zona Abdominal

Grasa en la Zona Abdominal

¿Te resulta difícil encajar en tu pequeño vestido negro? ¿La grasa de tu vientre te impide conciliar el sueño algunas noches?

Si tu respuesta es sí, tienes que introducir algunos cambios en tu estilo de vida para obtener la figura de tus sueños.

Sin duda alguna, la grasa del vientre es estéticamente desagradable.

De hecho, la grasa abdominal puede asumir serias proporciones y afectar a la salud a largo plazo, si no se toman medidas en el momento adecuado.

En estas situaciones, la dieta y el ejercicio van de la mano.

Si crees que solo la dieta quemará la grasa abdominal, estás equivocado/a.

Si realmente deseas perder peso, debes incluir una hora de ejercicio en tu rutina diaria para centrarte en esa zona y reducir la grasa abdominal.

A continuación, hemos compilado una lista de 16 ejercicios que pueden ayudarte a reducir la grasa del vientre más rápido de lo que pensabas:

1. Abdominales

Nada quema la grasa del vientre más rápido que los abdominales, los cuales ocupan la posición número uno en los ejercicios de quema de grasa en la zona del estómago.

Ahora es el momento de comenzar a realizar este ejercicio.

Cómo hacer el ejercicio 

  1. Acuéstate sobre una colchoneta con las rodillas dobladas y los pies en el suelo. Alternativamente, también puedes levantar las piernas del suelo en un ángulo de 90 grados (véase imagen).
  2. Levanta las manos y colócalas detrás de tu cabeza, o mantenlas cruzadas sobre el pecho.
  3. Inhala profundamente, y exhala mientras despegas el torso superior del suelo.
  4. Inhala otra vez a medida que bajas y exhala cuando subas.
  5. Haz este ejercicio 10 veces para empezar.
  6. Haz otras dos o tres repeticiones.

Lee más: ¿Correr Ayuda a Perder Grasa y Mantenerse Delgado?

Variaciones 

Abdominal cruzado con mancuernas, hombros presionados y abdominal lateral, abdominales mariposa.

Precauciones 

Mientras realizas abdominales, en vez de doblar toda la espalada solo tienes que levantarla unos centímetros del suelo. Hacer esto garantizará que no te dañes la espalda.

Además, no sacudas la cabeza hacia adelante mientras haces abdominales.

Esto ejercerá presión sobre tu cuello y provocará dolor. Sencillamente, sostén tus manos sobre la cabeza y realiza el ejercicio.

Consejo: al levantar el torso, no te sientes recto.

Tu espalda debe formar un ángulo de 30-40 grados con el suelo. Solo entonces sentirás presión sobre tus músculos abdominales.

2. Abdominales con giro

Una vez que te acostumbres a los abdominales normales, modifica la contracción básica para obtener un ejercicio de vientre más eficaz.

Cómo hacer el ejercicio

  1. Acuéstate en el suelo con las manos detrás de la cabeza.
  2. Dobla las rodillas como lo harías en los abdominales básicos, manteniendo los pies en el suelo.
  3. Tienes que levantar la parte superior del torso mientras realizas el abdominal. No obstante, en los abdominales con giro tienes que girar el hombro derecho hacia la izquierda, manteniendo la parte izquierda de tu torso en el suelo.
  4. De manera alternativa, sube tu hombro izquierdo hacia el lado derecho, manteniendo la parte derecha de tu torso en el suelo.
  5. Repite 10 veces.

Lee más: 12 Entrenamientos de Tabata (y Ejercicios) para Quemar Grasa y Desarrollar Estamina

3. Abdominales laterales

Cómo hacer el ejercicio

Es igual que el ejercicio de abdominales con giro.

La única diferencia es que debes inclinar tus piernas hacia el mismo lado junto con tus hombros.

Los abdominales laterales se centran en los músculos de los costados.

Precauciones

Asegúrate de mantener tus movimientos estables y lentos.

La sección media del abdominal, al ser un área compleja, podría dolerte si realizas giros de manera apresurada.

4. Abdominales inversos

Es hora de hacer abdominales inversos.

Este es otro buen ejercicio para reducir la grasa del vientre.

Cómo hacer el ejercicio

Es similar al ejercicio de abdominales con giro.

Lo único que debes hacer es inclinar las piernas hacia atrás junto con los hombros.

Los abdominales laterales se centran en los músculos de los costados.

Precauciones

Mantén la espalda recta mientras realizas este ejercicio, ya que al arquearla puedes hacerte daño y, en algunos casos, incluso causar lesiones.

5. Abdominal con la pierna en vertical

Cómo hacer el ejercicio

  1. Acuéstate sobre el piso, o sobre la colchoneta, con las piernas extendidas hacia arriba (hacia el techo) y una rodilla cruzada sobre la otra.
  2. Ahora que has posicionado tu cuerpo a la perfección, haz lo mismo que hubieras hecho en el caso de los abdominales básicos. Es decir, inhala y levanta la parte superior de tu cuerpo desde el suelo hacia la pelvis.
  3. Respira lentamente. A medida que bajas, respira otra vez, y exhala a medida que subas.
  4. Haz de 12 a 15 repeticiones y hasta tres series.

Precauciones 

Comienza haciendo solo unas repeticiones de este ejercicio, ya que te puede hacer sentir dolorido si te excedes al principio.

Lee más: 7 Entrenamientos por Intervalos Que Queman Grasa Rápidamente

6. La bicicleta

No, no necesitas una bicicleta para hacer este ejercicio. ¿Estás pensando en cómo podrías hacerlo? Bien, te lo digo enseguida.

Cómo hacer el ejercicio

  1. Acuéstate en el suelo y mantén las manos a los lados o detrás de la cabeza como lo haces en los abdominales sencillos.
  2. Levanta ambas piernas del suelo y dóblalas a la altura de las rodillas.
  3. Acerca la rodilla derecha al pecho, manteniendo la pierna izquierda estirada.
  4. Ahora, aleja tu pierna derecha y acerca tu pierna izquierda al pecho.
  5. Sigue haciendo esto como si estuvieras montando a bicicleta.
7. Zancadilla con giro

Este es un ejercicio para principiantes que desean reducir grasa en la zona del estómago rápidamente.

Cómo hacer el ejercicio

  1. Ponte de pie con las piernas separadas a la altura de las caderas. Mantén las rodillas ligeramente flexionadas.
  2. Levanta ambas manos frente a ti, alineándolas con tus hombros y manteniéndolas paralelas al piso.
  3. Da una zancadilla hacia adelante como se muestra en la imagen. Da un gran paso hacia adelante con la pierna derecha y siéntate como si estuvieras en una silla para que tus rodillas formen un ángulo de 90 grados con el suelo. La pierna izquierda debe estar colocada hacia atrás, sostenida por los dedos de los pies.
  4. La columna vertebral debe mantenerse recta. No dobles la columna vertebral hacia adelante.
  5. Gira tu torso (solo el torso, y no las piernas) hacia la derecha y luego hacia la izquierda.
  6. Repite 15 veces.
8. Flexiones laterales

Las flexiones laterales entrenan los músculos del abdomen, cadera y la parte baja de la espalda.

Cómo hacer el ejercicio

  1. Colócate en el suelo con las rodillas y los codos apoyados en el suelo.
  2. Mantén tu cuello alineado con tu columna vertebral. Mira hacia delante.
  3. Levanta las rodillas y apoya tus piernas en los dedos de los pies.
  4. Contrae las rodillas y sigue respirando normalmente.
  5. Esta es la flexión lateral. Mantente en esta postura durante 30 segundos.

Ahora, comienza el movimiento arriba y abajo durante 30 segundos. Este es el ejercicio de flexión lateral.

  1. Acuéstate en el suelo de lado.
  2. Sujétate con tu codo derecho y pierna derecha. Tu codo debe estar perpendicular al hombro, y la pierna izquierda debe estar sobre la pierna derecha, manteniéndolas juntas.
  3. Mantén las rodillas rectas. Tus caderas no deberían tocar el suelo.
  4. Mantén esta posición durante 30 segundos. Una vez que te sientas cómodo, puedes sostener la postura durante uno o dos minutos.
  5. Repite con el otro lado.

Mientras estás en esta posición, también puedes levantar la pierna y bajarla nuevamente.

Esto hace que el ejercicio sea más eficaz porque no solo trabaja los abdominales, sino también los muslos y las caderas.

Variaciones

Flexiones de rodillas, flexiones con los codos en el suelo, flexiones inversas.

Precauciones

Las flexiones son un ejercicio extenuante, y es posible que tengas ganas de contener la respiración mientras las realizas.

Pero no hagas eso, porque puedes tener nauseas o mareos.

Lee más: 7 Entrenamientos por Intervalos Que Queman Grasa Rápidamente

9. Aspirar el estómago

Los ejercicios de aspirado de estómago son ejercicios de bajo impacto que ponen mayor énfasis en la respiración en vez de en aumentar la frecuencia cardíaca.

Cómo hacer el ejercicio

Este ejercicio es similar a lo que llamamos la postura de estiramiento del gato.

También se conoce como el vaciado de estómago de cuatro puntos transversales.

Sigue los pasos mencionados a continuación para hacer este ejercicio y reducir la grasa del vientre:

  1. Ponte en el suelo a cuatro patas, apoyando tu cuerpo sobre tus manos y rodillas.
  2. Inhala profundamente y relaja tu abdomen.
  3. Al exhalar, aprieta los músculos del abdomen.
  4. Mantén esta posición durante 15-30 segundos.
  5. Repite el proceso.

Otro tipo de ejercicios de aspiración de estómago es el ascensor. Se hace así:

  1. Siéntate en una silla. Imagina que tu estómago es un ascensor que se mueve hacia arriba.
  2. Ahora inhala profundamente usando solo tu nariz y piensa que estás en el primer piso.
  3. Respira por la boca y simultáneamente empuja tu barriga hacia la columna vertebral, imaginando que estás subiendo al quinto piso.
  4. Respira rápido cinco veces más, apretando tus abdominales cada vez que exhales.
  5. Repite lo mismo cinco veces más.

Puedes probar con inclinaciones pélvicas de pie.

Este ejercicio es otra forma de ejercicios de aspiración de estómago.

  1. Ponte de pie con las piernas separadas a la altura de las caderas y dobla las rodillas ligeramente.
  2. Inhala profundamente por la nariz y empuja tu barriga hacia adentro, hacia tu columna vertebral, y al mismo tiempo, mueve las caderas hacia adelante.
  3. Haz de cinco a seis series.

Variaciones

Aspirado de estómago sentado, vaciado de estómago funcional.

Precauciones

Si padeces una afección cardíaca o pulmonar, es mejor evitar la realización de este ejercicio.

Este ejercicio debe realizarse solo con el estómago vacío, ya que de lo contrario podría provocarte una indigestión.

10. La silla del capitán

Todo lo que necesitas para realizar este ejercicio es una silla.

Cómo hacer este ejercicio

  1. Siéntate en la silla con la columna recta y los hombros relajados.
  2. Mantén ambas manos a los lados con las palmas de las manos junto a las caderas, mirando hacia abajo.
  3. Inhala profundamente.
  4. Al exhalar, sube ambas piernas hacia arriba de manera que tus rodillas queden cerca del pecho. Mantén la postura durante cinco segundos. No te inclines hacia adelante y arquees tu espalda.
  5. Baja las piernas lentamente y repite.

 Variaciones

Levanta la rodilla en el aire, levanta la pierna mientras estás acostado/a

11. Flexionar de lado a lado

Este es otro ejercicio perfecto para reducir grasa en la zona del estómago.

Cómo realizar el ejercicio

  1. Ponte en pie con los pies juntos y mantén las manos a los lados.
  2. Mantén las piernas en el suelo, dobla tu cuerpo hacia la derecha tanto como sea posible hasta que sientas una tensión en la parte izquierda de tu cintura. Al hacerlo, asegúrate de que tu mano derecha esté en la cadera derecha y que la mano izquierda esté levantada hacia arriba. Permanece en esa posición durante 15 segundos.
  3. Regresa a la posición original.
  4. Ahora dóblate hacia la izquierda y mantén la posición durante otros 15 segundos.
  5. Lentamente, puedes aumentar el tiempo de mantenimiento de postura a 30 segundos

Lee más: Los 10 Mejores Ejercicios para Perder Peso

Ejercicios cardio para reducir la grasa abdominal

El ejercicio cardio es una de las maneras más eficaces de quemar calorías y eliminar los michelines de tu cuerpo.

Los ejercicios cardiovasculares son inmensamente útiles para reducir la grasa abdominal.

Hacer cardio de forma regular te ofrecerá otros beneficios para la salud, como la reducción del estrés, un aumento de la capacidad pulmonar, una mejor calidad del sueño y una sensación de bienestar general.

12. Caminar

Uno de los principales ejercicios de cardio para reducir la grasa abdominal es caminar.

¿Sorprendido?

¿Crees que es demasiado sencillo para ser eficaz?

Bueno, entonces debes saber que caminar es una forma excelente y eficaz de quemar esa fea grasa del vientre.

De hecho, es un excelente quemador de grasa para todo tu cuerpo.

Si sigues una dieta saludable junto con  una caminata a ritmo constante de 30-45 minutos durante al menos cuatro a cinco días a la semana, serás testigo de una disminución gradual de tu peso.

Este ejercicio de bajo impacto aumenta tu metabolismo y ritmo cardíaco.

Una mayor tasa metabólica quemará calorías a un ritmo más rápido, lo cual ayuda a eliminar la grasa acumulada alrededor de tu abdomen.

De hecho, caminar disminuye el riesgo de lesiones y se considera un buen entrenamiento para principiantes.

13. Correr

Debes evitar que tu cuerpo se acostumbre a cualquier rutina fija de ejercicios.

Por tanto, puedes cambiar ocasionalmente. Intenta correr de vez en cuando.

Es una forma eficaz de mantener el ritmo cardíaco alto, quemar calorías y perder grasa abdominal.

14. Hacer jogging

Si no te gusta correr, intenta trotar.

Diversos estudios sugieren que trotar es más eficaz para descomponer la grasa no deseada si se compara con el levantamiento de pesas.

Esta es una forma de ejercicio aeróbico que es extremadamente útil para combatir la obesidad y mantenerse en forma.

15. Ciclismo

Este es otro ejercicio de cardio eficaz que te ayudará a eliminar la grasa abdominal al quemar calorías.

Asegúrate de que tu ritmo cardíaco sube mientras estás en la bicicleta.

16. Natación

Con la natación, obtienes todos los beneficios del cardio desde perder peso hasta tonificar tu cuerpo.

¡Y todo al mismo tiempo!

Las brazadas deben ser rápidas y extenuantes para ayudarte a quemar más calorías. Puedes comenzar nadando una o dos veces por semana.

¡Y aquí tenemos un vídeo que muestra los 5 mejores ejercicios de esta lista!

Sigue estos ejercicios eficaces y sencillos para reducir la grasa del abdomen.

Puedes realizar la mayoría de estos ejercicios en casa fácilmente sin la ayuda de ningún entrenador personal.

Todo lo que necesitas es determinación y mucha resistencia.

¡Reducir la grasa del estómago ya no es un sueño lejano!

Otras Maneras de Reducir Grasa Estomacal/Abdominal

1. Come bien

Reducir la grasa abdominal se basa, en un 80 %, en comer los alimentos adecuados.

Hay que llevar una dieta sana y equilibrada con suficientes macro y micronutrientes.

Lo más importante es eliminar de la dieta comidas para llevar y la comida rápida.

Come comida preparada en casa.

¿No tienes tiempo?

Entonces, inclínate por las frutas o verduras crudas, o las verduras cocidas al vapor.

2. Bebe agua

Mucha gente se confunde si tiene sed, cansancio o hambre y termina mordisqueando alimentos azucarados o grasos.

Lleva siempre una botella de agua y asegúrate de sorber agua durante todo el día.

La gente necesita beber de seis a ocho vasos de agua, aunque esto depende del peso y el estilo de vida de cada uno.

Calcula bien, y asegúrate de consumir suficiente agua.

Lee más: Los 5 Mejores Tipos de Yoga para Perder Peso

3. Realiza ejercicios de intensidad

Según estudios recientes, en vez de entrenar durante horas o correr unas cuantas millas, hacer ejercicios cortos e intensos es muy útil para reducir la grasa obstinada.

Por ejemplo, si caminas en una cinta de correr, incrementa la velocidad aleatoriamente durante unos segundos y vuelva a caminar.

4. Di no al azúcar

El azúcar es una de las cosas que deberías reducir mucho, e incluso eliminar de tu dieta diaria.

Hay muchas fuentes de azúcar ocultas, por lo que es buena idea reducir su consumo.

Usa alternativas como la miel, el azúcar de palma y el extracto de regaliz.

5. Reduce el consumo de sodio

Por supuesto, tienes que añadir sal a tus comidas.

En vez de sal de sodio, puedes considerar el uso de potasio, limón y sales marinas.

Además, añadir algunas hierbas y especias como la pimienta ayuda a reducir la necesidad de sal.

6. Aumenta la ingesta de vitamina C

La vitamina C es importante para la secreción de carnitina, un compuesto que ayuda al cuerpo a convertir la grasa en energía.

Además, también ayuda a bloquear el cortisol, una hormona secretada por el cuerpo bajo estrés.

Un aumento en los niveles de cortisol es la razón principal de la grasa abdominal.

7. Incluye alimentos quemagrasas en tu dieta

Hay muchas formas naturales de reducir la grasa.

El ajo, la cebolla, el jengibre, la pimienta de cayena, el repollo, el tomate y especias como la canela y la mostaza son algunos de los alimentos que reducen grasa.

Consumir unos pocos dientes de ajo crudo y un pedacito de jengibre cada mañana es bueno para el metabolismo de las grasas.

Tomar un vaso de agua tibia con zumo de limón y miel por la mañana es una popular opción para bajar de peso.

Del mismo modo, hay muchas otras formas de incluir alimentos quemagrasas en la dieta.

8. Incluye grasas saludables en tu dieta

Al tratar de eliminar el colesterol malo, la adición al colesterol bueno puede resultar útil.

Los aguacates, las aceitunas, el coco y las nueces son algunas de las fuentes de colesterol bueno.

9. No te saltes el desayuno

Mucha gente piensa que saltarse el desayuno ayuda a perder peso rápidamente.

Por el contrario, saltarse el desayuno es una gran equivocación.

Aumenta la hinchazón y empuja a tu cuerpo al modo de inanición, clave para la ganancia de grasa abdominal.

Estudios recientes revelan que consumir comidas más pequeñas y frecuentes es la clave para mantener una tasa metabólica saludable, lo cual es importante para el control del peso.

Por tanto, reduce el tamaño de tus comidas y compénsalo comiendo bocados saludables.

Podrías pensar en la posibilidad de comer frutas y nueces secas, verduras o frutas crudas y verduras al vapor.

10. Duerme bien

¿Te preguntas por qué estamos hablando sobre el sueño aquí?

Un buen sueño es muy importante para controlar el peso.

Todos necesitamos de seis a ocho horas de sueño.

Según un estudio reciente, dormir demasiado o la falta de sueño puede conducir a un aumento de peso.

Ahora que conoces los diferentes tipos de ejercicios y otros métodos para reducir la grasa abdominal, veamos qué factores lo causan.

¿Por qué tienes grasa abdominal?

Una cierta cantidad de grasa abdominal es normal, ya que ayuda a amortiguar los huesos y los órganos y proporciona protección.

Pero el exceso de grasa en esta zona del cuerpo puede convertirse en un motivo de preocupación.

Pero no te preocupes, puedes eliminar cualquier tipo de grasa haciendo ejercicio y siguiendo una estricta dieta baja en carbohidratos.

Hay una serie de razones tras la aparición de grasa abdominal en adolescentes y adultos.

1. Genética

Los científicos han descubierto que la cantidad de células grasas que se desarrolla depende completamente de los genes.

Si tus padres o abuelos tenían un exceso de grasa abdominal, tú también podrías pasar por lo mismo.

Sí, es cierto que la genética es un factor determinante en cómo se distribuye la grasa.

Los humanos podemos tener una estructura corporal en forma de manzana o de pera.

La acumulación de grasa ocurre de manera diferente en cada persona, y en realidad depende de la estructura del cuerpo.

Para aquellos cuyos cuerpos tienen forma de pera, la grasa tiende a acumularse en la parte inferior del cuerpo, como en las nalgas.

Aquellas personas cuyos cuerpos son en forma de manzana, tienden a almacenar grasa alrededor de la sección media del cuerpo, lo cual resulta en la acumulación de grasa alrededor del abdomen.

Deberías saber que hay dos tipos de grasa abdominal: la visceral, que se acumula alrededor de los órganos abdominales, y la subcutánea, que se produce entre la piel y la pared abdominal.

2. Metabolismo débil

Según informes de la Clínica Mayo, el metabolismo del cuerpo se ralentiza con la edad y esto causa la grasa del vientre.

Las mujeres son más propensas a desarrollar grasa abdominal que los hombres.

El metabolismo débil es otra razón detrás de esta acumulación de grasas.

Deberías haber notado que algunos de tus amigos comen muchos alimentos a base de azúcar, alimentos fritos o bebidas frías y, sin embargo, logran tener un estómago plano.

La razón tras ello es que tienen una tasa metabólica muy elevada.

Si tu metabolismo no es bueno, puedes tener un estómago hinchado.

Las condiciones de la tiroides, la diabetes y otras afecciones médicas pueden ser los motivos de un metabolismo lento.

3. Cambios hormonales

Es posible que hayas escuchado el término “propagación de la mediana edad”.

Esto significa que, a medida que las mujeres progresan hacia sus años de mediana edad, la proporción de grasa corporal aumenta en comparación con el peso corporal.

Durante la menopausia, cuando disminuyen los niveles de estrógeno y aumenta la cantidad de andrógenos u hormonas masculinas, existe un mayor riesgo de acumulación de grasa en la cintura.

¡Las hormonas realmente regulan la concentración de grasa en el cuerpo, y tu figura depende completamente de eso!

4. Estrés e hipertensión

El estrés aumenta los niveles de cortisol en sangre, y conduce a la acumulación de grasa en el cuerpo.

5. Enfermedades

Las mujeres que sufren diabetes, cáncer de pecho, apnea del sueño, cáncer colorrectal, enfermedades cardiovasculares e hipertensión, trombosis y síndrome metabólico suelen tener acumulaciones de grasa en el abdomen.

6. Flacidez muscular

Si los músculos alrededor de tu área abdominal están flácidos, ello podría derivar en un vientre grueso.

Todo lo que necesitas hacer es tonificar tu vientre para obtener una cintura más delgada.

7. Malas posturas

Las posturas curvas son la razón principal tras la acumulación de grasas en el cuerpo.

Aprende a sentarte recto desde tu infancia.

Sentarse con la espalda o la columna curva puede provocar la acumulación de grasa alrededor del área del estómago.

8. Estilo de vida sedentario

Un estilo de vida sedentario es una de las principales causas de grasa abdominal.

Si no realizas ninguna actividad física y pasas la mayor parte del tiempo sentado, viendo la televisión, leyendo, etc., tienes un estilo de vida sedentario.

La falta de ejercicio regular, o no hacer ejercicio en absoluto puede conducir a la acumulación de grasa en el área del vientre.

En otras palabras, ser un teleadicto te hará engordar.

9. Comer en exceso

Si comes demasiado, también puede llevarte a un aumento de peso y a acumular grasa en el vientre.

Un exceso de comida junto con un estilo de vida sedentario puede tener importantes consecuencias.

La grasa del estómago es, de hecho, el término coloquial para denominar a la grasa abdominal.

Según los expertos médicos, la grasa abdominal puede ser potencialmente peligrosa.

Un exceso de grasa en esta zona puede provocar una serie de problemas de salud, como enfermedades cardíacas, alta tensión arterial, diabetes tipo 2, disminución en el nivel de HDL o colesterol bueno, e incluso puede provocar apoplejías o apneas del sueño.

Tienes que frenar este problema antes de que sea demasiado tarde.

Medición de la grasa abdominal

Anteriormente, la grasa del vientre se consideraba saludable y era percibida como un depósito de tejidos adiposos que podría utilizarse cuando una persona necesitaba energía extra.

Con el paso del tiempo, esta idea ha cambiado.

Los investigadores afirman que un exceso de grasa en la zona del vientre desencadena enfermedades cardiovasculares crónicas.

Por tanto, es importante medir la grasa del vientre y comprobar cuánto se debe reducir.

Estos son algunos parámetros para medir tu cintura.

1. Indice de Masa Corporal

Esta es la relación entre el peso en kilogramos por la altura en metros.

Este parámetro ayuda a los médicos a juzgar si la persona sufrirá una enfermedad cardíaca o una apoplejía.

Aquellos que tienen un Indice de Masa Corporal o IMC de 25-29,9 se consideran personas con sobrepeso y aquellos con un IMC de 30 o superior se consideran personas obesas.

Sin embargo, este parámetro no siempre es exacto a la hora de medir la grasa abdominal.

De hecho, puedes medir tu grasa abdominal con una cinta métrica frente al espejo y establecer tus propios objetivos para reducir la grasa del vientre.

Mirarte al espejo y comprobar las medidas regularmente te motivará para perder la grasa no saludable que recubre tu abdomen.

2. Relación de cintura a cadera

Ten una calculadora a mano.

Para calcular con precisión la relación entre la cintura y la cadera, mide el punto más angosto de la cintura y la parte más ancha de la cadera.

Divide los valores que obtienes de la medición y tendrás tu proporción.

La relación cintura-cadera es un parámetro más preciso para medir el IMC.

Aquellos con una proporción de cintura a cadera de 0,8 son susceptibles a enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.

3. Circunferencia de la cintura

Como hemos mencionado anteriormente, medir la cintura con una cinta métrica es la forma más sencilla de monitorear la grasa abdominal.

Mide tu torso al nivel del ombligo.

Según pautas oficiales, tienes que medir tu abdomen justo por encima del hueso de la cadera o la cresta ilíaca, justo donde se cruza con la línea que desciende desde la mitad de la axila derecha.

Respira normalmente mientras mides, y no sostengas la cinta métrica demasiado apretada contra la piel.

Aquellos con una cintura de más de 33 pulgadas (84 cm) corren el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca crónica.

La grasa abdominal es algo que te aporta muy mal aspecto, aparte de ser muy poco saludable.

Un estilo de vida sedentario y equivocadas elecciones de alimentos son responsables de la grasa abdominal.

Sin embargo, no te preocupes porque siempre puedes realizar algunos ejercicios de resistencia para obtener esa deseada tableta de chocolate.

En estas páginas hay algunos consejos expertos para mostrarte la forma de eliminar esos kilos de más de tu estómago.

Píldoras Dietéticas Aprobadas

phenq photo

PhenQ

Se trata de un suplemento que ayuda a aumentar los niveles de energía, quemar grasa almacenada, suprimir el apetito y bloquear la producción de grasa.

phen375 photo

Phen375

Este suplemento imita el poder de la droga fentermina cuyo principal beneficio es suprimir o reducir el apetito.

garcinia extra foto

Garcinia Cambogia

Promueve la pérdida de peso, estimula la saciedad y, además, estabiliza algunos parámetros bioquímicos en sangre como glucosa y colesterol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *